18 octubre 2008 Directores, Opinión

tintin-01.jpg

En mi universo fílmico, plagado de filias y fobias, hay un selecto grupo de directores para los que no necesito datos ni estadísticas: Hawks, Ford, Buñuel, Capra, Truffaut y por supuesto Steven Spielberg.

Estos maestros son los pilares de la cinefilia emocional; sus obras son piezas clave de los cimientos del séptimo arte y están por encima de sesudos estudios y reflexiones banales.

Mi precoz descubrimiento del cine de Spielberg fue la visión de la inspirada “Encuentros en la tercera fase”; lógicamente en la mente de un niño no tenían cabida los mil matices iniciáticos que componían el esqueleto de la película, pero el espectacular envoltorio me dejó fascinado.

En sucesivas revisiones de este film, se pueden entrever claramente las constantes temáticas de toda la carrera de este niño que se resiste a crecer.

Tampoco podré olvidar jamás que “Encuentros en la tercera fase” supuso mi primer acercamiento a la figura de mi “padre cinematográfico” Francois Truffaut (con el tiempo me he convertido en el sosias de Antoine Duanel.)

Para un adolescente español asistir al estreno de “1941” significaba a finales de los 70 una puerta a un mundo completamente distinto a la oscuridad puritana de la educación tardo Franquista.

1941_back.jpg
Este film ha sido victima injustamente de un falso mito; el de su debacle artístico y económico; doy fe de las enormes colas que produjo en su día en los cines, filas plagadas de publico joven, que era al que iba dirigida la película.

Conviene no olvidar que un año antes John Landis había encendido la mecha de este cine delirante en “Desmadre a la americana”.

Quisiera hacer un obligado inciso; en España de un tiempo a esta parte ha nacido una malintencionada tendencia a denostar a este genio del cine.

steven_spielberg.jpg
No hay muchos directores que, como Dreyer, solo hayan hecho obras maestras; Spielberg ha tenido tropiezos, pero solo una de esas supuestas obras menores tiene en su metraje mas cine que la de otros “autores” mas injustamente valorados.

Por lo que a mi respecta solo tengo dos reproches que hacerle a este maestro; el primero es el asesoramiento histórico utilizado para realizar “Amistad” (1997), que sería disculpable; pero la secuencia de la nevera en la cuarta entrega de indiana Jones es, para mi gusto, francamente imperdonable.

En busca del arca perdida” nos dejó pegados a los asientos; jamás se había visto tal acopio de acción en una sola película, este film llegó a todo el abanico de edades y los 5 minutos iniciales pasaron directamente a la historia del cine.
la-ultima-cruzada.jpg

El verdadero final de la saga es el de “Indiana Jones y la ultima cruzada”, con Harrison Ford y Sean Connery cabalgando hacia el horizonte. Aunque reconozco una lagrimilla cinéfila cuando sonó por primera vez la fanfarria de John Williams en “Indiana Jones y la calavera de cristal”; y no dejando de reconocer que es una película por encima de la media del cine actual, yo particularmente jamás la hubiera filmado.

Encajado en la trilogía entró en nuestras vidas un muñeco feo, que en 90 minutos de metraje se conviertiría en nuestro mejor amigo; un extraterrestre que produjo las lágrimas y aplausos de los cinéfilos y críticos mas serios y sesudos del mundo en su presentación en el festival de Cannes de 1982 (bueno, no solo de ellos)

steven_spielberg_et_go_home.jpg

Después llegarían dos títulos claves en la filmografía de un Spielberg mas maduro, pero igual de grandioso: “La lista de Schilder” y “Salvar al soldado Ryan”, obras maestras que merecen un capitulo aparte, pues hoy solo me he querido centrar en las joyas que disfruté en la juventud.

En base a estos antecedentes, no cabe olvidar que el éxito de taquilla de Steven Spielberg ha sido la piedra angular del Hollywood que hoy conocemos; de hecho antes de su irrupción en la industria el sistema de estudios estaba próximo a extinguirse.

La Paramount, en primer plano, y la Universal en menor medida, se han beneficiado de las producciones directas o indirectas de este genial creador.

Por eso me ha impactado la decisión de los ejecutivos de la Universal de desvincularse del ambicioso proyecto “Tintín”, avalado por Spielberg y Peter Jackson, dos pesos pesados de la industria.

Los motivos que aducen son peregrinos; es difícil de creer que la franquicia Spielberg- Jackson produzca inseguridad sobre la rentabilidad de una empresa tan atractiva como llevar al cine la mítica obra de Herbé.

spielbergjackson.jpg
El proyecto viene avalado por el reputado guionista, cada día mas en alza: Steven Mofflat, uno de los creadores de la serie británica de culto “Doctor Who”; y sobre todo por las innovadoras tecnologías en efectos especiales de la factoría Weta, propiedad de Jackson.

Los ejecutivos se escudan en el relativo fracaso de “Beowulf” precursora, junto a “Polar Express”, del “Sistema de Captura de Movimiento”, que Spielberg y Jackson prometen mejorar hasta llegar a la perfección.

james-cameron-avatar-alien.jpg
Sea como sea “Tintín” estaría obligada a estrenarse antes que “Avatar”, de James Cameron, pues el “Reallity Camera System” del creador de “Titanic” promete ser el punto de inflexión de una nueva revolución visual 3D.

(Fuentes extraídas de diversas Wikipedias y de IMDB)

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *