11 septiembre 2011 Biográfico, Drama, Festivales, Noticias, Trailers

Si una interpretación es este año comparable, en escala e historia, a la de Glenn Close en Albert Nobbs, esa es la de de Christopher Plummer en Barrymore. Al igual que la actriz, que dio vida a su travestido personaje hace treinta años en el teatro, el veterano canadiense tiene un largo recorrido frente a la imponente figura del mítico John Barrymore.

El film viaja hasta 1942 donde, meses antes de su muerte, el actor se enfrenta a los calamitosos ensayos para llevar a escena el revival del mismo Ricardo III que estrenara exitosamente en Broadway veinte años antes. Una obra que le convirtió en el actor estadounidense del siglo XX más cercano a William Shakespeare.

Siguiendo los pasos de Barrymore, Plummer logró tomar el manto de su maestro como el intérprete norteamericano con más obras de Shakespeare en el currículum. Por lo que, en 1996, no había nadie mejor para darle vida sobre las tablas. Este libreto lleno de metalenguaje escrito por William Luce se estrenó por primera vez en su Ontario nativo, pero no tardaría demasiado en embarcar en Broadway, lo que concedió un Tony a su protagonista.

El director y guionista televisivo, también canadiense, Erik Canuel se atreve ahora a trasladar al binomio Plummer/Barrymore a la gran pantalla, mediante esta cinta con un solo protagonista, acompañado en ocasiones puntuales por un director de escena que le da la réplica y escucha la perorata de la estrella. Este one man show utiliza así en un hecho que no ocurrió -nunca se intentó hacer una nueva función de Ricardo III- como recurso dramático para navegar por las ideas del actor, que recuerda varios sucesos tanto de su vida personal como de una carrera profesional truncada por su alcoholismo.

La maestría de Plummer, que lleva décadas como uno de los grandes roba-planos de Hollywood, se palpa a lo largo de todo el tráiler. Todavía no podemos explicarnos cómo hasta que en 2009 estrenó La última estación, este octogenario actor nunca había sido nominado al Oscar. Quizás, solo dos años después y más ocupado que nunca, le llega su segunda candidatura. De momento, Plummer se pasea estos días por el Festival de Toronto -lleno de personalidades este año- buscando distribución para una película tan personal y poco comercial como ésta. Nosotros deseamos echarle el diente cuanto antes.

Vía | The Hollywood Reporter

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *