14 julio 2009 Críticas, Opinión, Remake, Terror

la-ultima-casa-1.jpg
Hacía tiempo que no veía una de terror. Cuando Wes Craven realizó en 1972 La última casa a la izquierda hizo un film eléctrico, con escenas muy subidas de tono, y como sería normal en Craven, terror, mucho terror. En aquella ocasión la acción se desencadenaba cuando dos amigas se dirigían a un concierto y por el camino encontraban a sus asesinos. En el nuevo film del griego Dennis Iliadis, el concierto se cambia por una invitación del hijo de uno de los asesinos para fumar marihuana.

El remake es salvaje, oscuro, muy oscuro, con escenas de maestría dirigidas con pulso. El repetido uso del director por los planos muy cerrados generan en el espectador una sensación de asfixia brutal, de estar contra las cuerdas en el transcurso de los cien minutos de imágenes. Al igual la luz resulta vital para llevar hasta tales puntos las sensaciones que se pretenden. Luz tenue, muy baja en la mayor parte de la película. Pero debajo de esto hay un discurso mayor, la eterna búsqueda del instinto, la mirada hacía el comportamiento humano y sus decisiones. El trío de asesinos convictos son típicos, y cumplen su función: el jefe, que parece el más tranquilo siendo luego el más peligroso, el tio salido y la mujer sádica que les acompaña. Junto a ellos el hijo de uno de ellos, es el elemento de inflexión dentro del grupo. Se debate entre el bien o el mal, sin poder reaccionar hasta ya producido el daño. El contrapunto está en los padres.

casa-izquierda3.jpg

Todos los personajes muestran su psicología desde el principio, salvo los padres de la chica. Estos cambian en segundos. Como era de esperar, son una familia modelo, todavía tocados por un echo horrible del pasado. Pero cuando estos se ven sumergidos a la más alta de las presiones, la sensación de que le están arrebatando su tesoro más preciado, no dudan, se convierten en asesinos, en violentos padres sin escrúpulos defendiendo lo que les pertenece, para acabar siendo verdugos y torturadores profesionales.

Aquí es donde comienzan los primeros problemas, en ningún momento ninguno de los padres se plantea nada, se lo comentan por encima, a sabiendas de que lo que van hacer resultará más que desagradable. Antes de todo esto hemos visto como una serie de personajes cometían a otros de las formas más horribles. Este es el punto fuerte del film los treinta-cuarenta minutos primeros, todo fluye en su justo punto, sobrecoge y a la vez inquieta.

Pero como todo en este mundo, lo peor del film es que nada es del director, ni siquiera cuando la original de Wes Craven se hizo. Es clara la asociación que podemos hacer con obras anteriores como Perros de Paja de Sam Peckinpah o incluso Deliverance de John Boorman. Las situaciones de asfixia salen de este tipo de filmes. Pero no hay que olvidar que la idea original que Craven adaptó viene de Ingmar Bergman, de la película que realizó en el 68 El manatial de la doncella y por supuesto Craven no es Bergman. En La última casa a la izquierda, original y remake no hay poesía sólo instinto, violencia y sangre. Eso si, en ésta nueva versión no faltan amputaciones y escenas desagradables, supongo que será lo que más puede vender hoy día.

ultima-casa-izquierda-21.jpg

Los actores mantienen el tipo, y se mueven sin problemas por la oscuridad de la trama. El padre es encarnado por Tony Goldwin al que no recordaba desde Ghost: más allá del amor y le acompaña como madre Monica Potter que apareció, entre otras, en Saw. El resto del reparto aprueban en sus diferentes roles, pero sin destacar ninguno de ellos.

En definitiva el film le gustará a los amantes del terror y del suspense, porque el pulso tras la cámara de Iliadis es más que bueno, consigue mantener el suspense holgadamente. Pero tras esto no hay nada más, tan sólo dolor y sangre, mucha sangre, que al final hace que el film se quede en una mera sucesión de fotogramas más desagradables que el anterior. En definitiva recomendable, se deja ver, siempre y cuando no tengas otra cosa más interesante que ver.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *