14 abril 2012 Comedia, Noticias

Insuflado por las ayudas de los gobiernos y productoras generosas, un neoyorquino de raza como Woody Allen lleva siete años convertido en director europeo adoptivo. Londres, Barcelona, Paris y Londres han sido testigos de su talento a lo largo de esta década, pero, pese a haber tenido algún ramalazo de brillantez, su trabajo en el Viejo Continente ha resultado bastante irregular. Copenhague y Munich eran algunas de las ciudades que sonaban ahora para auspiciar al cineasta en su próximo viaje, pero finalmente parece que será Estados Unidos la que lo vuelva a atraer al redil.

Su primera obra al otro lado del Atlántico desde la divertida (aunque a medio gas) Si la cosa funciona, lo volverá a atraer a las calles de Nueva York, si bien el verdadero protagonismo lo recibirá la capital estadounidense del liberalismo, San Francisco. Dos forasteros del cine de Allen como Bradley Cooper y Cate Blanchett, han sido los primeros nombres en sonar para encabezar el elenco.

Además de estas últimas noticias, Allen tiene un muy atareado año por delante. La promoción de To Rome with Love ha comenzado esta misma semana en Roma (¿dónde si no?). Con el cineasta regresando también a su faceta interpretativa, rodará durante las próximas semanas Fading Gigolo, de su amigo John Turturro. Y, por si esto no fuera suficiente, Balas sobre Broadway prepara una versión musical en la calle más teatral de New York (¿dónde si no?), y el propio Allen escribirá la letra y la música de las canciones originales. Parece que, tras ganar otro Oscar y acercándose a los ochenta, el director tiene su cartera más completa que nunca.

Vía | The Playlist

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *