Antes del anochecer, cómo hemos cambiado.

Antes del anochecer, cómo hemos cambiado.

Escrito por: Fercatodic   @Fercatodic    28 junio 2013     2 Comentarios     3 minutos

Jesse y Celine se conocieron hace casi 20 años y todo ese tiempo llevan contándonos su historia de amor. Este viernes llega a España “Antes del anochecer”, punto y final de la trilogía que comenzó en 1995 con “Antes del Amanecer’ y continuó con “Antes del atardecer” en 2004. Un grupo de espectadores incondicionales, acostumbrados a películas sin explosiones, donde lo único que ocurre son diálogos inteligentes, hemos crecido con esta historia de amor dirigida por Richard Linklater y escrita en colaboración con sus dos protagonistas, el estadounidense Ethan Hawke y la francesa Julie Delpy.

En la primera película ya nos conquistó esta historia de amor, aparentemente imposible, entre dos veinteañeros que se encuentran casualmente en un tren en Europa, donde tras el flechazo inicial pasan unas horas dando paseos por Viena y hablando largo y tendido. En la segunda entrega vuelven a encontrarse, ahora en París, 10 años después, y vuelven a pasear y a hablar por la bella capital francesa. Si la primera entrega era un claro testimonio del romanticismo, la segunda es mucho más real, contándonos algunos sinsabores de la vida adulta de unos treintañeros y el anhelo de un amor que no fue.

Por fin llega a nuestras pantallas la ¿última? entrega de esta historia de amor por capítulos que nos han regalado Linklater, Hawke y Delpy. Cuarentones ya, pasan un verano en Grecia en casa de unos amigos. Pero este idílico paisaje esconde los nubarrones que se atisban en la relación de los protagonistas. En lo que debería ser una noche romántica y sensual para ellos solos, aparecen los reproches y malestares que han estado gestándose durante largo tiempo. Real como la vida misma.

Tras el romanticismo veinteañero y la ilusión treintañera (debida a la historia de amor inconclusa), llegamos a un ejercicio de análisis de una pareja moderna y actual que, de nuevo en una de las largas conversaciones de la pareja, sacan a la luz cómo es su relación actualmente. De nuevo tendremos (tendrán) veinticuatro horas para hacernos saber cómo ha ido la vida a estos viejos amigos con los que nos identificamos en muchas ocasiones.

El magnífico guión logra un impecable desarrollo de la relación entre Jesse y Celine, haciendo que nos creamos cada situación, como si nosotros estuviéramos frente a ellos en medio de la charla. No obstante, sin llegar a ser aburrida en absoluto, da la sensación de que no nos cuentan nada nuevo, de que ya sabíamos cómo sería la relación de Jesse y Celine, y que no era necesario contárnoslo, que no era necesaria esta película. Y es que si las dos anteriores películas son dos momentos puntuales que trastocan toda su vida, esta última entrega no es así, no pasa nada realmente importante, simplemente una crisis de una pareja adulta que supera, como era de esperar en nuestros protagonistas, hablando.

Pero de todas formas se agradece volver a conversar con unos viejos amigos sobre la literatura, el amor, el sexo y, por supuesto, la vida. Eso sí, todo antes del anochecer.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.