Aprendiz de Gigoló: proxenetas tiernos e hilarantes

Aprendiz de Gigoló: proxenetas tiernos e hilarantes

Escrito por: Fercatodic   @Fercatodic    23 abril 2014     2 Comentarios     2 minutos

Un florista con un peculiar físico es convencido por su amigo para que venda sus favores sexuales. John Turturro protagoniza y dirige esta divertida y tierna comedia que parte de esta singular premisa para acabar contándonos la historia de unos peculiares personajes.

Fioravante (John Turturro), un lacónico florista, es empujado por su su amigo Murray (Woody Allen) a hacerse gigoló para sacar algún dinero. Con Murray como su chulo, esta pareja profesional se verá rápidamente atrapada por los entresijos del amor y el dinero.

Esta es la cómica e increíble premisa de esta película: que un hombre con el peculiar físico de John Turturro pueda cobrar por sus servicios sexuales.

Pero no nos dejemos engañar, la trama “sexual” de esta película es una mera excusa para realizar una cruda (aunque distendida) crítica sobre la intolerancia de la sociedad moderna. La situación planteada es divertidamente grotesca: Turturro como galán sexual, con Woody Allen como escudero, ganándose los favores de las bellas Sharon Stone y Sofía Vergara. Pero más grotesco aún (y preocupante) es que una sociedad coarte la libertad de algunas de sus mujeres de forma que las aísla haciéndoles perder su identidad.

Aprendiz de Gigoló: proxenetas hilarantes y tiernos

Aprendiz de Gigoló es una comedia en apariencia amable, suave, ligeramente ácida por tratar el tema de la prostitución de una forma casi pueril. Está plagada de personajes extraños, algunos desquiciados (como el propio Allen, que adopta el pseudónimo de “Dan Bongo” para su faceta de proxeneta) o ligeramente estrafalarios como el agente de la patrulla vecinal Dovi (Liev Schreiber), un judío ortodoxo que suspira por la viuda Avigal desde la adolescencia y no le quita ojo. Las restricciones de su religión y sus inseguridades le obligan a esconder su pasión bajo el manto de la vigilancia, velando constantemente por Avigal y su prole. Las sospechas que siente Dovi al ver a Avigal con Fioravante pronto darán paso a los celos.

Aprendiz de Gigoló: proxenetas hilarantes y tiernos

Esta Avigail (Vanessa Paradís) es todo lo contrario a las voluptuosas clientas de esta singular pareja: con una belleza serena y triste, cada vez que aparece en pantalla la película cambia de la comedia a una tierna historia de amor. Será ella, de una forma sorprendente, la que se enfrentará a su hermética comunidad, que la anula.

En resumen, Aprendiz de Gigoló es una película que nos hará sonreír, que nos hará pasar un buen rato y que no pretende mucho más que hacernos ver una dura realidad pero de una forma tierna y amable.

Aprendiz de Gigoló: proxenetas hilarantes y tiernos

Aprendiz de Gigoló se estrena en nuestras pantallas este próximo 30 de abril.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.