Blade Runner y su innecesaria secuela

Blade Runner y su innecesaria secuela

Escrito por: Javier Vayá Albert    19 mayo 2012     Comentario     2 minutos

Lágrimas en la lluvia es lo que provoca la inminente secuela de una de las más grandes obras maestras del cine.

Yo…he visto cosas que vosotros no creeríais, he visto obras maestras masacradas por innumerables montajes y extensiones, he visto remakes que insultaban a la inteligencia del espectador, he visto secuelas en llamas más allá de Orión y he visto a grandes directores venderse más allá de la puerta de Tannhauser. Todos estos momentos me producen auténticas lágrimas en la lluvia… es hora de no ir al cine.

De vivir en nuestros días es posible que el legendario Speech final del replicante Roy Batty fuera algo parecido a esto. Y es que en los últimos días se van filtrando nuevos detalles de la vuelta de Ridley Scott al universo de Blade Runner. Confirmado ya que será una secuela, Hampton Fancher, guionista de la cinta original, está ya en conversaciones para escribir el libreto que tendría lugar algunos años más tarde.

El propio Ridley Scott se encargó de avanzar que las reuniones iban por buen camino y que definitivamente la protagonista sería una mujer, al más puro estilo Alien o en una repetición de la jugada realizada con Prometheus que sin haberse estrenado todavía ya va generando beneficios. Hace tiempo corría un rumor o pregunta malévola que se planteaba si realmente Ridley Scott había dirigido Alien y Blade Runner.

Cada uno tiene sus fobias y filias y yo soy de los que piensan que Ridley Scott es un director no sólo sobrevalorado sino que además lleva viviendo de las rentas artísticas de Alien y Blade Runner toda la vida. Considero a la primera una grandísima película, fundacional del género de terror moderno y a la segunda una obra a la que se le queda corto lo de maestra. El resto de la carrera de Scott, o mejor dicho, la carrera de Scott sin estos dos títulos sería la de un director meramente correcto con algún punto brillante como Thelma y Louise y más de uno mediocre como Un buen año.

En ese sentido no comparto el entusiasmo generado por Prometheus ni mucho menos albergo la esperanza de que esa Blade Runner 2 se acerque en algo a la maravillosa obra del año 1982. De hecho no me parece nada casual que el director haya vuelto a los universos de las únicas dos películas que han sido capaces de situarle a la altura de otros nombres ilustres por muchos y mejores méritos. Lo hace, a mi juicio, de forma tan tardía como innecesaria ya que de haber conservado algo del talento que se le presupone y que hace que gran parte de sus películas sean en gran medida disculpadas, tiempo ha tenido para demostrarlo anteriormente.

Vía | Bladezone


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.