Final, interrumpido: Arreglando la ambigüedad

Final, interrumpido: Arreglando la ambigüedad

Escrito por: Eneko Ruiz    12 noviembre 2009     Comentario     1 minuto

¿Quién no se quedó dándole al coco pensando qué había pasado en el final de No Es País para Viejos? ¿Qué pasa cuando el personaje de Mickey Rourke en El Luchador se tira al ring y aparecen los créditos? ¿Qué le dice Bill Murray a Scarlett Johansson en Lost in Translation? ¿Cuántas veces se ha hablado del inacabado final de El Graduado? Los finales ambiguos son todo un clásico en el cine, que crean amores y odios en un mismo porcentaje. Algunos nos hacen pensar y sacar nuestras propias conclusiones, que creeremos son perfectas pero sin nada para demostrarlas, mientras que otros dejan un desubicado sentimiento en el cuerpo, perdida del tiempo y necesidad de respuestas.

Pese a que, por lo general, no haya nada mejor que una película nos haga pensar y nos deje ese espacio que nos trata como una parte más del film, suponiéndonos lo suficiente inteligente como para descifrar sus claves, que tire la primera piedra quien al acabar alguno de estos filmes no haya querido ir a casa del director a tener unas palabritas con él y su retorcido cerebro.

De manera cachonda, los chicos de la web College Humor han dado salida a esta eterna frustración que a algunos nos tendrá pensando toda la existencia, y repitiendo el visionado de películas de las que, por lo general, acabamos sacando diferentes lecturas (¡y lo bonito que es eso!).

Otros que deberían ser sumados a la lista: Blade Runner, Synecdoche, New York, La Duda… ¿Cuál es el vuestro?


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.