El futuro de Jean Dujardin en Hollywood, o como huir del villano internacional

El futuro de Jean Dujardin en Hollywood, o como huir del villano internacional

Escrito por: Eneko Ruiz    12 febrero 2012     3 Comentarios     4 minutos

The Artist ha llevado al francés a aterrizar en EEUU, pero ¿cuál será su próximo paso? En su elección se juega una carrera al otro lado del charco.

Si hay un actor revelación en la actual carrera a los Oscars ése es el carismático francés Jean Dujardin, que puede echar por tierra las posibilidades de nombres tan reconocibles como los de George Clooney, Brad Pitt y Gary Oldman. The Artist es un fenómeno cultural a nivel mundial y su expresivo protagonista tiene bajo su manto un Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores y el galardón a mejor actor de Cannes. Las ofertas desde el otro lado del Atlántico no han parado de llegarle, pero las estatuillas no serán lo que esclarezcan su futuro en Hollywood, sino las decisiones que tome a partir de ahora. Su próximo paso será contemplado con lupa.

En Francia, Dujardin es conocido por su vis cómica, gracias sobre todo a las películas del agente secreto OSS 117, dirigidas también por Michel Hazanavicius. El actor, al que sus representantes dijeron que no triunfaría por su excesiva expresividad, tiene el físico clásico de una estrella Hollywood, además de las dotes necesarias para el drama, el humor, la canción y el baile, pero su nulo conocimiento de inglés podría jugar en su contra. Esta carencia la suple con gracia en sus apariciones en los talk-shows estadounidenses, donde ha imitado a John Travolta, John Wayne, Sean Connery, Paul Newman, a su idolatrado Robert de Niro, e incluso a un camello.

Hay que hacer de todo para hacer campaña. El Lucky Luke cinematográfico ha sido inculcado bien a este respecto, y el ayer mismo hizo una aparición especial en Saturday Night Live, donde recuperó a George Valentín para uno de los afrancesados sketches recurrentes del programa, Les Jeunes de Paris. El actor voló desde París a New York, exclusivamente para este segmento (dado que deseaba aparecer en el mítico programa), para más tarde regresar a Londres, donde se celebrarán los Bafta. Estas pequeñas apariciones podrían ser necesarias para ganar simpatías y para que finalmente los académicos se rindieran ante sus pies. Hacer una buena carrera es el noventa por cierto del secreto para obtener un Oscar.

Las opciones de triunfar en Hollywood están, sin embargo, en su contra. El cansino Roberto Benigni vio cómo sus limitaciones ponían bajo tierra su carrera profesional post-Oscar (que tuvo pequeños momento álgido en Astérix y Obélix y que le invita ahora a trabajar con Woody Allen en Nero Fiddled). Mientras tanto, en la historia reciente de actores galos, solo Marion Cotillard ha logrado hacerse un hueco en California, gracias a Steven Soderbergh, Woody Allen, Christopher Nolan, Michael Mann o Rob Marshall. Y eso que, cuando obtuvo su Óscar, tampoco se manejaba demasiado bien en la lengua de Shakespeare.

Su belleza parece que seguirá muy presente en destacadas producciones, pero, de momento, no ha logrado escaparse de su marcado acento francófono, y no todos los proyectos pueden incluir un rol para un actor obviamente europeo. Por si esto no fuera suficiente, Dujardin tendrá que tratar de escapar del encasillamiento como villano internacional.

Es habitual que cuando un extranjero con acento llega a Hollywood los roles de antagonistas comiencen a apilarse sobre la mesa. Es el trance por el que han tenido que pasar Jean Reno, Vincent Cassel, Christoph Waltz, Javier Bardem, Jordi Mollà, Michael Nyqvist, Til Schweiger (otro Lucky Luke) y Édgar Ramírez, o, en menor medida, británicos ilustres como Gary Oldman, Ralph Fiennes o Mark Strong. Rade Serbedzija, protagonista de En tierra de sangre y miel de Angelina Jolie, puede estar haciendo obras de Shakespeare en Croacia, pero en Hollywood le toca luchar contra Liam Neeson en la segunda entrega de Taken. El francés, de momento, prefiere reírse del tema con una hilarante pieza de Funny or Die, donde demuestra sus variados registros como el malo de la película y, de paso, parodia algunos de los tópicos de Hollywood:

Sea como fuera, desde su país de origen seguro que siguen legándole innumerables proyectos. Les infidèles, por ejemplo, no solo contará con su protagonismo, sino también con un guion propio y su debut en la dirección. En 2012, rodará también Möbius, un thriller romántico en el mundo de las finanzas junto a Cécile De France (Más allá de la vida).

PD: Siempre puede tratar de que se produzcan más películas mudas, pero no apostamos por ello, por mucho que la idea nos atraiga.

Vía | The Hollywood Reporter


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.