Los Crímenes de Oxford: El espíritu de Hitchcock

Los Crímenes de Oxford: El espíritu de Hitchcock

Escrito por: Cinetelia    21 enero 2008     Sin comentarios     1 minuto

Nada más salir de la proyección de la última película de Álex de la Iglesia, pensé un par de cosas: Que Hitchcock ha influenciado a un buen puñado de cineastas patrios y que así debería haber sido el Código da Vinci, en lugar de lo que acabó siendo.

El propio Álex me dijo no hace mucho, que no se necesitaban coartadas culturales para hacer un buen cine de género y esa premisa la aplica en esta película: nada de coartadas, ni siquiera la de ser un film en la línea de sus anteriores, sin el sello “de la Iglesia”. Todos sus tics acumulados ya desde su mítico corto “Mirindas asesinas”, sus excesos visuales y su humor tan personal, prácticamente desaparecen en función de la historia que cuenta y demostrando que Álex es un artesano con oficio y uno de los mejores narradores visuales que he visto nunca.

La lógica/ficción de los acertijos que hacen avanzar la trama, funcionan muchísimo mejor que en el film de Ron Howard (quizás también porque ya estaban mejor planteados en las respectivas novelas en las que están basadas) y la magnífica parte final, con un clima in crescendo que agita tus neuronas para intentar llegar a la conclusión antes de que te lo den masticado (como intenta hacer también el protagonista), magistral conclusión, por otro lado, en un irónico museo de la falsificación que nos remite al Hitchcock que comentaba en el título de la entrada.

¿Quién dice que las matemáticas no pueden ser excitantes?


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.