Pixels: diversión en 8 bits

Pixels: diversión en 8 bits

Escrito por: Fercatodic   @Fercatodic    23 julio 2015     Sin comentarios     3 minutos

Muchos de los que nos leéis seguramente seáis también aficionados a los videojuegos.

Algunos, además, seréis jóvenes cuarentones que vivieron los heróicos tiempos de los primeros arcades, aquellas “maquinitas de marcianitos” que llegaron tímidamente a algunos bares hasta que encontraron su hábitat natural en las salas de recreativos. Si sois de éstos últimos, ésta es vuestra película.

En Pixels, alienígenas intergalácticos reciben señales de videojuegos arcade clásicos y los malinterpretan como una declaración de guerra, así que deciden atacar la Tierra utilizando estos juegos como modelo para sus múltiples ataques. Quien fuera campeón de videojuegos en los años 80, Sam Brenner deberá liderar un equipo de jugadores de videojuegos de la vieja escuela (antiguos “arcaders”) que pueda derrotar a los extraterrestres y salvar el planeta como sólo ellos son capaces: matando marcianitos.

[jwplayer file=”https://www.youtube.com/watch?v=FNDFd6GrK-A”]

Esta es la premisa de Pixels, una comedia sin pretensiones dirigida por Chris Columbus y protagonizada por Adam Sandler, Kevin James, Michelle Monaghan, Peter Dinklage, Josh Gad y Brian Cox. En ella, disfrutaremos rememorando los antiguos videojuegos como Pac-Man, Donkey Kong, Centipede y un largo etcétera que algunos jugamos hace ya algunas décadas.

Como es de imaginar, la trama es muy sencilla y sin apenas sorpresas: los malos vienen, los buenos se reúnen y comienzan a ganar, surge un problema que los buenos solucionan y llegamos al final feliz. Este argumento, sin sorpresas, es tal vez lo más flojo de la película (sin contar la actuación de Sandler, que lleva varios años haciendo de sí mismo). De hecho, no existe tensión alguna porque sabemos exactamente qué va a ocurrir en cada momento.

Pixels: diversión en 8 bits

Las actuaciones, salvando la del protagonista, son aceptables. Cada uno hace lo que puede con un guión sencillo lleno de guiños al espectador adulto, y se nota que se lo han pasado bien rodando esta película, como unos niños jugando. El espectador, en cambio, no se lo pasará tan bien como ellos, me temo.

Pixels: diversión en 8 bitsY es que a pesar de ser entretenida (a excepción de un gran bajón de ritmo debido a una inútil e inexplicable fiesta), la película divertirá a los niños pero a los adultos tan solo logrará sacar algunas sonrisas cómplices, gracias a los recuerdos que despiertan las criaturas pixeladas. Eso sí, es de agradecer que, como suele hacer Columbus en algunas de sus películas, exista una cierta crítica mordaz que sólo veremos como tal los adultos. En este caso en particular, el guión ridiculiza sin piedad a los dirigentes de EE.UU. y de Gran Bretaña, así como a sus altos mandos militares.

En resumen, una película entretenida, con la que pasar un buen rato este verano y a la que no podemos pedirle nada más que eso, que nos haga recordar aquellos tiempos en los que gastábamos nuestras monedas en aquellas maquinitas, con aquello gráficos que, ahora, nos resultan tan simples, pero que tantos buenos ratos nos han hecho pasar.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.