Semana mutante en Cinetelia: X-Men (1)

Semana mutante en Cinetelia: X-Men (1)

Escrito por: Fercatodic   @Fercatodic    31 mayo 2014     4 Comentarios     4 minutos

Comenzamos en Cinetelia un recorrido por las películas de los X-Men con motivo de la inminente quinta entrega de los mutantes. Repasaremos las cuatro películas, una a una, para terminar con X-Men: Días del Futuro Pasado. Hablaremos de su relevancia en la actual tendencia de cine superheroico recordando cada una de las entregas,

El próximo viernes día 6 de junio se estrena en toda España la última película sobre los mutantes superheróicos más famosos del mundo del cómic: los X-Men (o la Patrulla X para los que ya peinamos canas). Desde Cinetelia queremos celebrarlo dando un repaso a las cuatro entregas anteriores para terminar con la crítica de X-Men: Días del Futuro Pasado.

Así pues, debemos empezar por el principio y hablaremos de la primera película, X-Men (2000) de Bryan Singer, que marcaría un antes y un después en el mundo de las adaptaciones de superhéroes al cine.

Corría el año 2000. Apenas dos años antes se había estrenado Blade (1998, Stephen Norrington) que sin ser una gran obra, mostró atisbos de lo que estaba por venir: adaptaciones cinematográficas decentes de personajes de cómic, lo que ya era mucho después de las fatídicas y olvidables Batman Forever (1995) y Batman y Robin (1997), ambas de Joel Schumacher.

Así pues, asistimos a la preproducción de una película de los X-Men con bastante desconfianza pero esperanzados. Desconfianza por los citados precedentes ( y todos los anteriores), y esperanzados porque Norrington casi nos mostró que podía lograrse lo que los aficionados al cómic siempre habíamos deseado. No obstante, que el director elegido fuera alguien totalmente alejado del género como era Bryan Synger, hacía sospechar que, de nuevo, tendríamos una patética traslación del cómic a la pantalla. Por fortuna no fue así.

En vez de rodar una típica aventura de acción, el director Bryan Singer logra conectar con el principal mensaje de la colección, mostrando un mensaje a favor de la igualdad y en contra de cualquier clase de racismo o discriminación. Además, el guión supo presentarnos unos personajes creíbles y sólidos y, lo más importante, que estaban por encima de la acción y, sobre todo, de los efectos especiales.

Semana mutante en Cinetelia: X-Men (1)Desde el primer momento la trama nos muestra los conflictos interiores de cada personaje (Magneto, Pícara y Lobezno principalmente), dejando de lado el multicolor traje de superhéroe (impagable la referencia a la lycra amarilla), para centrarse en lo fundamental: contar una historia coherente y entretenida.

También supo Synger sortear el supuesto problema de enfrentarse a un gran reparto: supo definirnos la personalidad de los principales protagonistas con unos pocas líneas, dejando en un segundo plano a personajes menos importantes para la trama. Synger sabe que en el cine no hay que explicar todo, si no que muchas veces es la propia acción de los personajes lo que muestra al espectador su carácter, su forma de pensar, etc.

Supo lograr ese equilibrio exigido para llegar a todos los públicos, los fans de los X-Men y el público general que no los conocía. Por un lado la presentación de los principales personajes es pausada, intensa y creando expectación, retrasando el momento en que vemos sus caras. Por otro lado, la película contiene suficientes guiños al lector de cómics como para que se sintiera mimado (la citada lycra amarilla, el mechón blanco de Pícara…)

Pero, además del guión, una parte importante del éxito de X-Men fue sus actores. Desde un casi desconocido Hugh Jackman hasta unos reputados intérpretes como son Patrick Stewart y Ian McKellen, todo el reparto cumplía ampliamente con su papel, incluso los secundarios que a veces mostraban buenas interpretaciones.

Semana mutante en Cinetelia: X-Men (1)

Por supuesto, la película no está exenta de errores y fallos de guión, pero en la balanza pesan más los logros: Frente a una Pícara demasiado joven (mezcla de Pícara y Kitty de los cómics), tenemos un Logan huraño y receloso bien interpretado y plasmado; frente a un ritmo algo desigual y un guión que pierde fuerza según avanza, nos encontramos con una historia interesante con varios puntos de vista contrarios pero bien defendidos…

En resumen, X-Men fue el primer paso a la “era heroica” que actualmente vive Hollywood. Si bien buena parte de que esta película fuera posible (económicamente al menos) se debe al éxito de Blade, también es cierto que sin esta obra de Synger no hubiéramos tenido a Los Vengadores o a Spider-Man en nuestros cines.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.